Reseña: Wingspan – Expansión de Oceanía

Introducción

Esta segunda expansión de Wingspan introduce las coloridas y asombrosas aves de Oceanía. Además incluye nuevos tableros de jugador y un nuevo tipo de alimento para que los jugadores exploren estrategias diferentes en este nuevo entorno, así como nuevos objetivos de final de ronda y cartas de bonificación. Y por supuesto, ¡un nuevo color de huevos!

Portada

Así se presenta Wingspan: Expansión de Oceanía, la segunda ampliación del juego diseñado por Elizabeth Hargrave. Fue publicada en 2020 por Stonemaier Games en una versión en inglés. De las ilustraciones se vuelven a ocupar Beth Sobel (Snow Tails, Herbaceas, Viticulture), Ana Maria Martinez Jaramillo y Natalia Rojas (que debutaron en el mundillo con Wingspan).

La expansión se encuentra publicada en español por Maldito Games (la dependencia del idioma es alta), sin modificar los parámetros del juego original (de 1 a 5 jugadores, edad mínima sugerida de 10 años y una duración aproximada de entre 40 y 70 minutos). El precio de venta al público es de 30€. Para esta reseña se ha utilizado una copia de la versión en español de Maldito Games, que la propia editorial nos ha cedido amablemente.

Contraportada
Contraportada

Importante: si ya conoces el juego y/o sólo te interesa mi opinión sobre el mismo, puedes pasar directamente al apartado de Opinión. Los apartados Contenido y Mecánica están destinados especialmente a aquellos que no conocen el juego y prefieren hacerse una idea general de cómo funciona.


Contenido

Dentro de una caja de cartón de dos piezas (tapa y fondo), de dimensiones 21,3×29,6×4,1 cm. (caja rectangular de dimensiones similares 13 Días: La Crisis de los Misiles de Cuba), encontramos los siguientes elementos:

  • 5 Tableros de Jugador (de cartón)
  • 100 Cartas (57×89 mm.):
    • 95 Cartas de Ave
    • 5 Cartas de Bonificación
  • 4 Losetas de Objetivos (de cartón)
  • Loseta de Referencia (de cartón)
  • 15 Miniaturas de Huevo (de plástico)
  • 5 Dados de Alimento (de madera)
  • 69 Fichas de Néctar (de cartón)
  • Bloc de Puntuación (de papel)
  • Reglamento
Contenido
Contenido

Mecánica

Si no conocéis el juego base os recomiendo que os paséis por la tochorreseña correspondiente, ya que se hacen referencia a muchos conceptos explicados en ella. Esta expansión introduce un nuevo tipo de recurso, el Néctar, que funcionará como comodín y, además, proporcionará puntos al final de la partida en función de quién haya utilizado más néctar en reunir aves en cada uno de los hábitats. También se incluye un nuevo tipo de efecto en las aves cuya activación ocurre al final de la partida.

Conceptos Básicos

El nuevo concepto que se introduce en esta expansión es el Néctar. Se trata de un nuevo tipo de recurso que actúa como comodín y puede sustituir a cualquier otro recurso a la hora de jugar aves en cualquier hábitat. La peculiaridad de este recurso es que tiene caducidad, de forma que un jugador debe descartar todas las unidades de néctar que tenga en su reserva al final de cada ronda. La vía principal para conseguir el néctar será el comedero. Para ello, se sustituyen los dados del juego original por Nuevos Dados que muestran el símbolo del néctar (junto a otro símbolo) en alguna de sus caras.

Néctar y Nuevos Dados
Néctar y Nuevos Dados

Otra característica del néctar es que servirá para competir por unos valiosos puntos de victoria al final de la partida. Cada hábitat proporcionará 5 y 2 puntos al primer y segundo jugador con más unidades de néctar empleadas en dicho hábitat (ya sea para jugar aves o al resolver algunos de sus efectos). Es por eso que la expansión incluye Nuevos Tableros Personales que recogen este concepto, además de modificar algunos de los efectos en los distintos hábitats.

Nuevos Tableros Personales
Nuevos Tableros Personales

Como toda expansión que se precie, se introducen nuevas cartas. Y, entre ellas, un nuevo Efecto de Final de Partida con banda de color amarillo. Cuando la partida finalice, estas aves se activarán antes de resolver la puntuación final.

Nuevas Cartas
Nuevas Cartas

También se incluyen nuevas Losetas de Objetivo y nuevas Cartas de Objetivo Personal para añadir variedad al conjunto.

Losetas de Objetivo
Losetas de Objetivo

Con esto tenemos suficiente.

Preparación de la Partida

Se realizan las siguientes modificaciones a la preparación del juego base:

  • Los jugadores reciben un nuevo tableo de hábitats (los del juego base se dejan en la caja).
  • Se forma una reserva general con las fichas de néctar.
  • Se sustituyen los dados del comedero del juego base por los de la expansión.
  • Se añaden las cartas de ave y de objetivos a sus respectivos mazos antes de barajar y repartir.
  • Se añaden los nuevos huevos a la reserva.

Desarrollo de la Partida

El desarrollo de la partida solo se ve modificado por la nueva regla del néctar, de forma que, al final de cada ronda, los jugadores deberán descartar todas las fichas de néctar que tengan en su reserva.

Fin de la Partida

Antes de la evaluación final, se activarán las aves con efecto de final de partida. Tras esto, se procede con la evaluación final, a la cual se le añade el siguiente paso:

Al final de la partida se añade un nuevo punto a la evaluación final: el néctar. Se comprueba en cada hábitat qué jugador ha utilizado más néctar, recibiendo 5 puntos, mientras que el segundo jugador recibiría 2 puntos. En caso de empate en la primera posición, reparten los 7 puntos (la suma de la primera y segunda posición) entre los jugadores empatados (redondeando hacia abajo). En caso de empate en la segunda posición, se reparten los 2 puntos entre los jugadores empatados.

Variantes

Modo en Solitario: se añaden nuevas cartas para el automa que tendrá en cuenta el nuevo concepto del néctar.

Opinión Personal

Llega la segunda expansión para el que probablemente sea el juego de aves con mayor repercusión de la historia. Y es que el diseño de Elizabeth Hargrave es de forma indudable un auténtico éxito de ventas. Un juego que a muchos ha acercado a un tipo de juego habitualmente menos accesible por temas de simbología y necesidad de un conocimiento profundo de los mazos para sacarles jugo.

Esta nueva expansión nos transporta al otro lado del mundo para disfrutar de las exóticas aves de Oceanía, algunas tan famosas como los Emúes o los Kiwis. Vamos a ver que más aporta no sin antes agradecer a Maldito Games la cesión de la copia que posibilita esta tochorreseña. Y, como siempre que analizamos expansiones, recomendaros la lectura de la tochorreseña del juego base si no lo conocéis para contextualizar lo que viene a continuación.

Detalle Kiwi
Detalle Kiwi

Ya cuando analizamos la primera expansión (aquí su tochorreseña) comentamos que nos había dejado algo fríos en el sentido de que no dejaba de ser un simple añadido de cartas que, aunque es cierto que incorporaba interesantes efectos de final de ronda, no parecía tener la suficiente entidad como para justificar su compra con la excepción de aquellos casos en los que el juego saliese a mesa con tal asiduidad que este añadido pudiese aportar un soplo de aire fresco. Pero me atrevería a decir que no es el caso habitual.

En cierto sentido, me recordó a Venus Next (aquí su tochorreseña), la primera expansión para Terraforming Mars (aquí su tochorreseña) cuya mayor virtud era incluir una regla adicional que reducía la duración de las partidas y que podía aplicarse sin necesidad de la propia expansión. Las cartas relacionadas con Venus y el nuevo track de Venus venían a paliar ciertas situaciones que podían darse en algunas partidas, pero que, al igual que la Expansión Europea, no tenía apenas cuerpo y la experiencia no se alteraba en exceso.

Siguiendo esa misma senda (la segunda expansión de Terraforming Mars sí que suponía avances importantes), esta segunda expansión, centrada en Oceanía, sí que añade un elemento conceptual en torno al cual giran la mayoría de las cartas incluidas y orienta la partida a su aprovechamiento. Hablo del Néctar, un nuevo recurso que actúa como comodín, aunque esa no es su principal particularidad, sino que entabla una sana competición entre los jugadores por ver quien es capaz de emplear más néctar en los tres hábitats, pues al final de la partida habrá una compensación en cada uno de ellos para el jugador más «goloso».

Detalle Néctar
Detalle Néctar

A esto le sumamos un nuevo tipo de efecto muy interesante que se activan al final de la partida, justo antes de la evaluación final, abriendo una segunda vía de puntuación para los jugadores. Y, como no podía ser de otra forma, también se añaden nuevas losetas de objetivo de final de ronda y nuevas cartas de objetivo personal.

Me parece todo un acierto los añadidos que incorpora esta expansión. De entrada, porque aporta un punto de interacción entre los jugadores de la que tal vez el juego base adolecía, de forma que ahora los jugadores deben tener en cuenta más variables a la hora de escoger qué aves jugar y en qué hábitat desplegarlas.

Es cierto que el azar tiene una importante influencia en este nuevo elemento, pues si no hay dados disponibles en el comedero y/o no salen cartas de ave que permitan obtener este néctar, un jugador concreto podría no llegar a acumular fichas de néctar y verse muy perjudicado de cara a esta competición. Pero bueno, creo que podemos descontar esta influencia porque estamos ante un juego de cartas.

Detalle Comedero
Detalle Comedero

También me gusta mucho el nuevo tipo de efecto, ya que le añade una capa estratégica al juego muy interesante más allá de las cartas de objetivo, que, al igual que el néctar, su consecución depende bastante del azar. Estos efectos te permiten ir modelando tus hábitats con la idea de optimizarlos una vez se alcance el final de la partida.

No quiero cambiar de tercio sin destacar las nuevas losetas de objetivo de final de ronda, destacando especialmente la de aves que miren para un lado u otro. De nuevo, es cosa del azar, pero me parece muy original el criterio de evaluación y atiendes a un elemento que hasta ahora era meramente ornamental.

En resumidas cuentas, Expansión de Oceanía si me parece un añadido remarcable a un buen juego como es Wingspan, aumentando el nivel de interacción una pizca y añadiendo elementos estratégicos que transmiten una mayor sensación de control. Mi recomendación, a falta de nuevas expansiones que seguramente verán la luz en un futuro, es hacerse con ella si el juego original ve mesa con cierta asiduidad.

Detalle Tablero
Detalle Tablero

En cuanto a las calidades, se mantienen los parámetros del juego base, destacando unas impresionantes cartas con un gramaje excelso, una textura en lino muy agradable y una respuesta elástica fantabulosa (el enfundado es recomendable, sobre todo por tener tanto blanco de fondo). Respecto al resto de elementos, el cartón es de buen grosor y prensado y los dados de madera tienen un tamaño generoso. El reglamento está bien estructurado y no deja lugar a dudas gracias a incluir suficientes ejemplos. Y en el aspecto visual, el trío formado por Sobel, Rojas y Martínez Jaramillo sigue deleitándonos con unas espectaculares ilustraciones. Nada que no se haya dicho ya.

Por supuesto, se amplía el número de colores de huevos disponibles para que los jugadores dispongan de una mayor variedad a la hora de las puestas de sus aves, porque seguimos sin tener un elemento mecánico que asociar a dichos colores.

Y vamos cerrando. Wingspan: Expansión de Oceanía es la segunda ampliación para el exitoso juego de las aves. Además de ampliar el mazo de cartas de aves incluyendo en ellas un nuevo efecto de activación al final de la partida (que aporta una capa estratégica muy interesante), introduce el concepto del néctar, recurso comodín por el que los jugadores competirán en ser quienes más lo utilicen en cada hábitat, elevando un punto el nivel de interacción. Si tenéis el juego base, considero que es un añadido bastante interesante. Por todo esto le doy un…

Notable

Si te ha sido útil lo que has leído

¡Ayúdame a mantener el blog!

La entrada Reseña: Wingspan – Expansión de Oceanía apareció primero en Misut Meeple.

Fuente: Misut Meeple – Escrito por: iMisut – Visitar post original